martes, 25 de noviembre de 2008

ANALISIS DEL DESARROLLO TECNOLOGICO EN EL MUNDO CONTEMPORANEO

ANALISIS DEL DESARROLLO TECNOLOGICO EN EL MUNDO CONTEMPORANEO

A partir de la segunda mitad del siglo XIX y a lo largo del siglo XX, la humanidad ha adquirido más conocimientos científicos y tecnológicos que en toda su historia anterior. La mayor parte de estos conocimientos han dado lugar a numerosas aplicaciones que se han integrado en la vida de los ciudadanos, quienes las utilizan sin cuestionar, en muchos casos, su base científica, la incidencia en su vida personal o los cambios sociales o medioambientales que se derivan de ellas.

Los medios de comunicación presentan de forma casi inmediata los debates científicos y tecnológicos sobre temas actuales. Cuestiones como la ingeniería genética, los nuevos materiales, las fuentes de energía, el cambio climático, los recursos naturales, las tecnologías de la información, la comunicación y el ocio o la salud son objeto de numerosos artículos e, incluso, de secciones especiales en la prensa.

Los ciudadanos del siglo XXI, integrantes de la denominada “sociedad del conocimiento”, tienen el derecho y el deber de poseer una formación científica que les permita actuar como ciudadanos autónomos, críticos y responsables. Para ello es necesario poner al alcance de todos los ciudadanos esa cultura científica imprescindible y buscar elementos comunes en el saber que todos deberíamos compartir. El reto para una sociedad democrática es que la ciudadanía tenga conocimientos suficientes para tomar decisiones reflexivas y fundamentadas sobre temas científico-técnicos de incuestionable trascendencia social y poder participar democráticamente en la sociedad para avanzar hacia un futuro sostenible para la humanidad.

El impulso a los estudios en ciencia, tecnología y sociedad (CTS) a partir de los años sesenta debe entenderse como una respuesta a los desafíos sociales e intelectuales que se han hecho evidentes en la segunda mitad de este siglo. La misión central de estos estudios es exponer una interpretación de la ciencia y la tecnología como procesos sociales, es decir, como complejas empresas en las que los valores culturales, políticos y económicos ayudan a configurar el proceso que, a su vez, incide sobre dichos valores y sobre la sociedad que los mantiene.

Para presentar la ciencia y la tecnología como procesos sociales, es particularmente importante mostrar que ciencia y tecnología son objetivo específico de estudio de muy variadas ciencias sociales y humanas: filosofía, economía, sociología, historia, antropología, ciencia política, gestión. De esta forma, se puede ir abriendo poco a poco una ventana hacia la complejidad de la temática, sin ánimo de abarcarla pero sí de ponerla en evidencia.

Para entender los aspectos sociales del fenómeno científico tecnológico, tanto por lo que respecta a sus condicionantes como por lo que atañe a sus consecuencias, la concepción CTS ha definido como objetivos centrales de su trabajo: la promoción de la alfabetización científica, consolidando en los jóvenes la vocación por el estudio de la ciencia y la tecnología, así como el desarrollo de actitudes y prácticas democráticas en cuestiones de importancia social relacionadas con la innovación tecnológica o con la intervención ambiental. Todo ello en función de aproximar la cultura humanista y la cultura científico-tecnológica, para avanzar hacia una visión más integrada de los problemas. Se busca que ciencia y tecnología sean entendidas como procesos sociales porque sólo así el estudiante se sentirá interesado por el fenómeno científico y tecnológico, y calibrará la existencia de campos de influencia en los que podría llegar a participar.

CRECIMIENTO DEMOGRAFICO

Imposible abordarlo este tema sin recordar a Malthus, quien en 1798 dijo: "Creo que la capacidad de reproducción de la población es indefinidamente mayor que la capacidad de la tierra para producir los elementos de subsistencia del hombre". Como siempre, este visionario tuvo que soportar las críticas más acerbadas, y fue puesto en ridículo cuando el desarrollo industrial en el siglo XIX, la explotación de las grandes reservas en países nuevos y los avances técnicos en cuanto a transporte y conservación de alimentos, pintaron un futuro sonrosado, o por lo menos mucho más benéfico que el esbozado por los llamados "malthusianos".
Pero las estadísticas de la "belle epoque" estaban incluidas de un cierto romanticismo no del todo científico, y basaban sus pronósticos pura y exclusivamente en la sociedad europea, presuponiendo que el resto del mundo se avendría a funcionar como un inmenso campo de producción de materias primas en beneficio de esta cultura occidental. Con el correr del siglo XX el panorama se fue ensombreciendo, y Malthus fue invocado con más respeto y temor.

El avance de la medicina preventiva, la geriátrica y el amparo de la infancia, rompieron el equilibrio natural, y niños y ancianos crecieron proporcionalmente, a la vez que los adultos restringían sus horas de trabajo en la misma medida en que se facilitaban sus tareas. Una verdadera explosión demográfica tomó cuerpo en Asia, África e Hispanoamérica triplicando la población mundial en un siglo.

Y entiéndase que no creció en la misma proporción la población activa, sino que fue la pasiva la que aumentó catastróficamente. Incluso los mayores índices de reproducción se dieron, justamente, en los núcleos humanos con menor poder adquisitivo y el hambre se hizo sentir de manera alamante.

Países de Asia, África y América que antes de la segunda guerra mundial exportaban unos 11 millones de toneladas de granos, llegaron a la necesidad de importar 25 millones de toneladas anuales. Esto convirtió el problema en mundial. Experimentos impulsados por los Departamentos Especiales de las Naciones Unidas, demostraron en África y Asia, alrededor del año 1950, que tecnificando el agro y explotando riquezas no tradicionales, tampoco solucionaban el problema. Allí se comprobó que la población aprovechó las mejores condiciones de vida para "explotar" demográficamente, de tal suerte que esas zonas experimentales se han convertido en verdaderas pesadillas y hoy tienen que recurrir, para su manutención, a regímenes de trabajo agobiantes, a las importaciones "de obsequio", y a soportar niveles de pobreza más graves que los que recuerdan sus anales desde el neolítico.

ANTECEDENTES HISTORICOS DEL CRECIMIENTO DEMOGRÁFICO

Nos hemos preguntado si esta es la primera vez que la humanidad enfrenta este problema, para intentar extraer antecedentes que nos aporten una experiencia válida en nuestro tiempo.
Nuestra investigación choca con el prácticamente insalvable muro de la evidencia de que, lo que llamamos "historia" es apenas una minúscula parte del pasado, y no de toda la humanidad, sino de la cuenca del Mediterráneo y de algunos focos más o menos aislados y conocidos a medias. Los más antiguos tratados de que disponemos son de origen hindú y chinos los demás están demasiado adulterados, o sólo quedan miserables fragmentos. Y aun estos mismos, no tratan específicamente de lo que nosotros entendemos por "historia", ni tampoco son "cronológicos" por lo menos para el moderno estudioso.

En los "Puranas" hindúes existe una versión que tal vez venga al caso, y es la referencia a pasadas humanidades o ciclos de civilización que habrían existido antes que el nuestro, y que aparecen destruidos por horrorosos cataclismos, a medias naturales y a medias provocados por el hombre, al hacer uso de fuerzas indefinidas que extraían de ciertos metales, con fines bélicos.
Así, se dice que la humanidad jamás perece, pues de una manera más o menos cruenta vuelve a nivelar sus posibilidades de supervivencia. Mas, en verdad, estos textos protohistóricos, oscuros y conformados para una mentalidad ya inexistente, nos ayudan muy poco; y lo que está claramente a nuestra vista es que si no lo es, el problema nos parece nuevo y su solución debe ser creada sin dilación.

MUCHAS POSIBILIDADES

Desgraciadamente el problema de la explosión demográfica es tan grave y tan inmediato, que ha superado, por lo menos momentáneamente, la capacidad de reacción de la humanidad, y el desconcierto ha alentado las más inverosímiles proposiciones. De ellas extractamos algunas, señalando sus dificultades:

A) Que los países ricos ayuden a los más pobres. Impracticable, pues ¿de dónde sacan esas grandes potencias sus riquezas sino de sus ventajosos comercios con el resto del mundo? Así se formaría un círculo cerrado en el que los pobres serían cada vez más pobres, y para colmo se endeudarían paulatinamente, perdiendo al mismo tiempo fuerza y autonomía. Los latinoamericanos, por ejemplo, saben por triste experiencia que "lo barato sale caro".
B) Incentivar la producción de alimentos de laboratorio y los recursos marinos. Impracticable, pues los costos son enormes y no hay tiempo de abaratarlos de tal suerte que resulten eficaces. Además, los últimos beneficiados serían precisamente los países pobres e incapaces de montar tales industrias.
C) Una redistribución de la población terrestre, pues es sabido que, por ejemplo, en América y en África existen enormes zonas de tierra incultivada. Esto podría ser factible, pero requeriría un cambio de mentalidad muy difícil de realizar sin cambios profundos en la concepción política, religiosa, social y económica. Sin un gobierno mundial, esto no parece accesible en los próximos decenios.
D) Explorar el Cosmos en busca de más espacio vital. Impracticable, pues la técnica aeronáutica está aún en pañales, y para cuando fuese factible realizar dichas migraciones, millones de seres ya habrían perecido, y el problema ya se habría superado... por el medio más doloroso.

FACTORES INFLUYENTES EN LA CIENCIA Y LA TECNOLOGIA

En toda la historia de la humanidad, el hombre a procurado garantizar y mejorar su nivel de vida mediante un mejor conocimiento del mundo que le rodea y un dominio más eficaz del mismo, es decir, mediante un desarrollo constante de la ciencia.

Hoy en día, estamos convencidos de que una de las características del momento actual es la conexión indisoluble, la muy estrecha interacción y el acondicionamiento mutuo de la sociedad con la ciencia. La ciencia es uno de los factores esenciales del desarrollo social y está adquiriendo un carácter cada vez más masivo.

Al estudiar los efectos de la ciencia en la sociedad, no se trata solamente de los efectos en la sociedad actual, sino también de los efectos sobre la sociedad futura. En las sociedades tradicionales estaban bien definidas las funciones del individuo, había una armonía entre la naturaleza, la sociedad y el hombre. Ahora bien, la ciencia trajo consigo la desaparición de este marco tradicional, la ruptura del equilibrio entre el hombre y la sociedad y una profunda modificación del ambiente. Aunque no debemos culpar directamente a la ciencia.

Los progresos de la ciencia han sido muy rápidos en los países desarrollados; en cambio, en los países subdesarrollados su adquisición es tan lenta que cada día la diferencia entre dos tipos de países se hace más grande. Dicho retraso contribuye a mantener e incluso a agravar la situación de dependencia de los países subdesarrollados con respecto a los desarrollados.

Como la ciencia ha pasado a formar parte de las fuerzas productivas en mucha mayor medida que nunca, se considera ya que hoy se trata de un agente estratégico del cambio en los planes de desarrollo económico y social.

La ciencia ha llegado al punto de influir sobre la mentalidad de la humanidad. La sociedad de hoy no esta cautiva en las condiciones pasados o en las presentes, sino que se orienta hacia el futuro. La ciencia no es simplemente uno de los varios elementos que componen las fuerzas productivas, sino que ha pasado a ser un factor clave para el desarrollo social, que cala cada vez más a fondo en los diversos sectores de la vida.

La ciencia trata de establecer verdades universales, un conocimiento común sobre el que exista un consenso y que se base en ideas e información cuya validez sea independiente de los individuos. Hay algo que pienso que es de gran importancia resaltar y es que el papel de la ciencia en la sociedad es inseparable del papel de la tecnología.

Se sabe que la ciencia y la tecnología se han convertido en ramas de la actividad inseparables de la vida y el progreso de la sociedad desde hace varias décadas. Ambos conceptos están hoy tan interrelacionados que han llegado a considerarse como uno solo. El estudio de sus orígenes revela, sin embargo, diferencias notables. Con el fin de formalizar de manera pragmática ambos conceptos y delimitar sus esferas de acción, se exponen sus definiciones, características e interdependencias. Tanto la ciencia como la tecnología justifican su existencia en la búsqueda y el desarrollo de productos, servicios, medios, herramientas y otras entidades, capaces de satisfacer las necesidades humanas y de la vida en general.

La ciencia y la tecnología constituyen hoy un poderoso pilar del desarrollo cultural, social, económico y, en general, de la vida en la sociedad moderna. A tal punto llega su influencia que la vida actual se ha visto inundada en todos sus aspectos por una creciente avalancha de productos procedentes tanto de una esfera como de la otra, cuya utilización sistemática se ha impuesto como condición para el desarrollo en esta etapa histórica. Se entiende por ciencia a aquella esfera de la actividad de la sociedad, cuyo objeto esencial es la adquisición de conocimientos acerca del mundo circundante.

Aunque un poco esquemáticamente, se pueden considerar las necesidades cognoscitivas del hombre como origen de la ciencia y las necesidades materiales, como la fuente del desarrollo de la tecnología. En tanto la ciencia se ocupa de conocer y comprender los objetivos y fenómenos ya existentes, la tecnología trata de crear productos y servicios que aun no existen, pero que son necesarios.

La tecnología se desarrolló antes que la ciencia, porque respondía a la necesidad práctica e inmediata. El hombre aprendió a producir el fuego mucho antes de preguntarse sus causas e implicaciones....., a domesticar animales y construir casas sin poseer los conceptos generales de la genética ni del equilibrio o la estabilidad.

Dejando a un lado los efectos negativos, la tecnología hizo que las personas ganaran en control sobre la naturaleza y construyeran una existencia civilizada. Gracias a ello, incrementaron la producción de bienes materiales y de servicios y redujeron la cantidad de trabajo necesario para fabricar una gran serie de cosas. En el mundo industrial avanzado, las máquinas realizan la mayoría del trabajo en la agricultura y en muchas industrias, y los trabajadores producen más bienes que hace un siglo con menos horas de trabajo. Una buena parte de la población de los países industrializados tiene un mejor nivel de vida (mejor alimentación, vestimenta, alojamiento y una variedad de aparatos para el uso doméstico y el ocio). En la actualidad, muchas personas viven más y de forma más sana como resultado de la tecnología. En el siglo XX los logros tecnológicos fueron insuperables, con un ritmo de desarrollo mucho mayor que en periodos anteriores. La invención del automóvil, la radio, la televisión y teléfono revolucionó el modo de vida y de trabajo de muchos millones de personas. Las dos áreas de mayor avance han sido la tecnología médica, que ha proporcionado los medios para diagnosticar y vencer muchas enfermedades mortales, y la exploración del espacio, donde se ha producido el logro tecnológico más espectacular del siglo: por primera vez los hombres consiguieron abandonar y regresar a la biosfera terrestre.

DESARROLLO TECNOLOGICO

La aparición de un nuevo invento, puede llegar a ocasionar la transformación de una sociedad y en consecuencia, modificar ciertos paradigmas bajo los cuales se ha vivido durante un largo período. El siglo que culmina, nos deja grandes muestras de esta reflexión.

Tal es el caso de inventos como el teléfono, el cual, a pesar de haber sido creado a finales de siglo XIX, tuvo su difusión durante el siglo siguiente. Este aparato que hizo posible la comunicación entre dos personas, sin necesidad de que aquella fuese presencial, causó un impacto inimaginable en los nuevos hábitos que fue adquiriendo el mundo entero, en la medida en que sus efectos se hicieron notar en cada nación.
También resulta interesante citar la invención del automóvil, elemento que en sus inicios se considero como un juguete para ricos, pero que pronto se convirtió en un medio de transporte no solo increíblemente novedoso y útil, sino además viable económicamente en los comienzos del siglo XX, gracias a un sujeto innovador, como lo fue Henry Ford, quien hizo posible la difusión de un modelo de producción continua, denominado líneas de montaje.

Este, al Igual que el teléfono, causó grandes modificaciones en la sociedad del momento. Basta con analizar la forma como serian diseñadas las nuevas construcciones, el surgimiento de una infraestructura diferente para las ciudades, y los cambios de conducta de un pueblo que comenzó a planear sus decisiones de tiempo y recursos de una manera totalmente diferente a la forma en que la abordaron tos individuos de las generaciones anteriores; cuestión que sin duda, marcó un gran paso en la evolución industrial de la época.

Pero el mundo ha continuado con su marcha ascendente, trayendo consigo nuevos adelantos en materia de ciencia y tecnología, los cuales han hecho posible que el ser humano tienda cada día más, a buscar un acercamiento con otras culturas, otras economías y otros sistemas políticos y sociales. En ese sentido, podríamos observar algunos aspectos que hacen favorables los avances tecnológicos.

Por ejemplo, Graham Bell, posiblemente jamás pensó que gracias a su invento, el hombre mas adelante llegaría a lugares antes inimaginables, permaneciendo sentado en un mismo lugar, o Ford que sus técnicas de producción harían posible abaratar los costo para fabricar infinidad de manufacturas, abarcando muchos mas segmentos de consumidores.

Hay quienes consideran que estos sucesos representan un adelanto en la forma de relacionarnos con el otro, de volver mas sencillos y eficaces los procesos organizacionales, de incrementar la calidad de vida de una población para la cual se facilitan sus actividades cotidianas, de hacer mas accesible información relevante para el desarrollo de nuevas investigaciones que conducen, en algunos casos, a la perduración de la vida humana.

No obstante, muchos consideran que el resultado de estos acontecimientos no es más que un atentado a la preservación de viejas tradiciones, de culturas mas autóctonas, de un ecosistema que se va extinguiendo velozmente, en síntesis, que no constituyen mas que un paso adelante en la extinción de nuestra especie.

Que si es bueno o malo que se haga ineludible la evolución de la tecnología, nadie lo puede predecir a ciencia cierta. Lo que sí no tiene vuelta de hoja, es que el estar inmersos en la sociedad de estos tiempos, nos hace cómplices de estar al tanto, sobre todo lo que suceda alrededor. En especial, cuando nuestra profesión no nos deja otra alternativa.

LA INTEGRACIÓN ENERGÉTICA AVANCES Y DESAFÍOS

Como primer requisito para la integración regional es necesario garantizar la soberanía de nuestros pueblos mediante la recuperación de los recursos naturales y las empresas estratégicas para poder reducir las asimetrías y fortalecer la integración. En relación a las empresas transnacionales, como expresa nuestro presidente Evo Morales, necesitamos socios no patrones. Esas fueron algunas de las reflexiones que se discutieron en el Seminario Regional de Partidos Políticos Progresistas, realizado en Santiago de Chile del 19 al 20 de abril del 2007.

En la Cumbre Energética realizada en Venezuela las cuatro líneas de trabajo para un tratado energético fueron el petróleo, gas, ahorro de energía y energía alternativa. Al respecto, en el Seminario se coloco nuevamente en el tapete de la discusión el tema de los biocombustibles. Se expreso que si bien el etanol -un derivado vegetal del maíz y caña de azúcar sustituye el tetraetilo (plomo) de la gasolina y es una alternativa para el medio ambiente, existen cuestionamientos relacionados a los monocultivos, cultivos extensivos e intensivos que pueden degradar la tierra y que no se puede utilizar alimentos para favorecer a automóviles en detrimento a los seres humanos con hambre.

La meta debe ser forjar una verdadera integración para vivir bien que no es lo mismo que vivir mejor que los otros. Nosotros no creemos en la línea del progreso y el desarrollo ilimitado a costa del otro y la naturaleza. Se trata de complementarnos recíprocamente y no competir. Debemos compartir y no aprovecharnos del vecino, es pensar en la armonía entre nosotros y con nuestra madre tierra.

El modelo de integración y el sueño de unidad suramericana pasan por la integración energética a través de empresas controladas por el Estado de los países de la región. Naturalmente, los obstáculos en el camino para lograr este objetivo son mayores. Las privatizaciones y las políticas de libre mercado han avanzado y se han consolidado en Chile, Brasil, Perú, Argentina y Colombia.

Sin embargo, la reciprocidad debe superar a la competencia desleal entre nuestras economías. Lejos de seguir por el camino de la privatización debemos apoyarnos y complementarnos para desarrollar y potenciar nuestras empresas estatales. Juntos podemos forjar conectividades, redes de electricidad, industria sudamericana de medicamentos genéricos, complejos minero-metalúrgicos. Debemos considerar también la propuesta de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de América (ALBA) y el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), que están demostrados en nuestro país que es factible y tiene muchas potencialidades productivas y se constituyen en alternativas a los tratados de libre comercio.

La Comunidad Sudamericana de Naciones CSN fue constituida el 8 de diciembre de 2004 en la ciudad de Cuzco, Perú en el marco del a III Cumbre Sudamericana. La CSN se entiende como una comunidad política y económica entre los 12 países integrantes. En su declaración inicial se establecen entre otras- acciones en relación a la concertación política y diplomática de la región. A la integración física, energética y de comunicaciones en América del Sur y a la armonización de políticas de desarrollo rural y agroalimentario.

POLÍTICAS CIENTÍFICAS Y TECNOLÓGICAS

Las políticas científicas y tecnológicas son un conjunto de principios, declaraciones, directrices, decisiones, instrumentos y mecanismos que están destinados a propiciar el desarrollo científico y tecnológico a plazo medio y largo.

En estos últimos tiempos, la UNESCO está intensificando las actividades de sus programas en el ámbito de las políticas científicas y tecnológicas, manifestando así su decidida voluntad de ayudar a los países en desarrollo a integrar en sus políticas relativas a la ciencia, la tecnología y la innovación todas las prioridades que se han de tener en cuenta con miras a un desarrollo sostenible.

La Organización se esfuerza por mejorar la buena administración de las estructuras nacionales y regionales en el ámbito de las ciencias y las tecnologías, así como por ampliar la concertación a la hora de adoptar decisiones tanto en el campo de las nuevas políticas científicas y tecnológicas como en el de las nuevas cuestiones éticas. El objetivo es alentar la participación de múltiples protagonistas: comités parlamentarios dedicados a las cuestiones científicas, investigadores y representantes del sector público y el privado, de los medios de comunicación de masa y de la sociedad civil. Ciencia y tecnología e igualdad entre los sexos La igualdad entre los sexos es uno de ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio fijados por las Naciones Unidas. Ahora bien, para alcanzar esta meta es imprescindible adoptar medidas encaminadas a lograr la igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito de la ciencia y la tecnología.

A este respecto, cabe señalar que el papel de la UNESCO es primordial, ya que se espera de ella que promueva la aplicación de las recomendaciones existentes en la materia y reafirme –por intermedio de sus programas y actividades la función esencial que desempeñan las mujeres, así como la existencia de la cuestión de la igualdad entre los sexos en el campo de la ciencia y la tecnología. El Sector de Ciencias Exactas y Naturales está preparando actualmente la edición 2006 de un Informe internacional sobre ciencia, tecnología e igualdad entre los sexos, lo cual constituye un ejemplo concreto del compromiso contraído por la UNESCO con la tarea de integrar las cuestiones relativas a la igualdad entre los sexos en el ámbito de las ciencias y las tecnologías.

Elaboración de políticas científicas y tecnológicas La UNESCO proporciona orientaciones para la formulación de políticas científicas y tecnológicas y ayuda a sus Estados Miembros en desarrollo a preparar sus propias políticas y estrategias en este campo. En el pasado, la Organización ha prestado en particular asistencia a países como el Líbano (la ayuda a este país se ha reactivado recientemente por iniciativa del Director General), Mozambique, Lesotho, Albania, Brunei Darussalam y las Maldivas, para ayudarles a preparar sus estrategias nacionales. Hoy en día, está prestando ayuda a Mongolia, la República Democrática del Congo, Nigeria y Namibia. Además, está previsto que en el futuro participe en la elaboración de las políticas científicas y tecnológicas de otros países, por ejemplo las Seychelles, Etiopía y Swazilandia.

Con la ayuda de Japón y la asistencia técnica de la UNESCO, el Gobierno de Nigeria está llevando actualmente a cabo una reforma de gran envergadura en su sistema de ciencia, tecnología e innovación. Esa reforma comprende los siguientes componentes: a) un examen general de todas las funciones que dicho sistema debe desempeñar y una evaluación preliminar de la capacidad y los resultados de las instituciones estatales y universitarias del país en el campo de la ciencia y la tecnología; b) un análisis detallado de los institutos y centros universitarios dedicados a la investigación; c) la concepción de un programa de fomento de los recursos humanos para actualizar las competencias en lo que respecta a la gestión de la investigación y de la evolución tecnológica; y d) preparación de una propuesta para establecer un mecanismo de financiación del sector científico y tecnológico en Nigeria.

ECOLOGIA EN EL MUNDO CONTEMPORANEO

La afirmación sobre que "el mundo está cambiando cada vez más rápido" es ya un punto común en toda conversación pero, ¿qué significa realmente esto? ¿Cómo influye en la vida de cada uno? ¿Cuáles son esos aspectos que han cambiado?

El avance de la técnica, sobre todo en los ámbitos de las telecomunicaciones y la movilización, ha hecho que las fronteras se derrumben y el concepto de país y Estado se diluya poco a poco al permitirse que cada día, a todas horas, las personas, empresas, organizaciones y gobiernos intercambien entre si todo tipo de información, bienes y servicios dentro de una plaza que ya no se limita a mi pequeño pueblo sino que puede ser cualquier lugar del mundo. En la televisión vemos noticias de lo que pasa en los rincones más apartados, tenemos libros y revistas de circulación mundial y, por si fuera poco, con el Internet podemos acceder a todo tipo de información y mantener en contacto permanente con personas que están a miles de kilómetros de distancia. Esto sin mencionar el teléfono, fax, los cada vez más masivos y rápidos medios de transporte y el complejo sistema económico y de mercadeo que se caracteriza por su cubrimiento e impacto en todo el mundo. Lo que estoy describiendo es la imagen cotidiana de cada persona.

El día en que logremos ver claramente el panorama mundial, descubriremos que todo depende de todo. No es un juego de ricos y poderosos sobre pobres y débiles. No estamos hablando de dinastías que nacen y mueren. El mundo hoy enfrenta el reto de la supervivencia misma porque problemas como la pobreza, el hambre, el desempleo, la contaminación y la violencia no son exclusivos de algunos. Nadie se salva de ellos ni nadie los puede resolver solo. Y para rematar, el uso y abuso de los recursos naturales ya está llegando a sus límites y es sería sólo cuestión de tiempo para que la sociedad desapareciera junto con los ecosistemas que ella misma está destruyendo.
Al mismo tiempo, dentro de esa imagen completa, encontramos que la riqueza se encuentra en la diversidad. La naturaleza subsiste cuando tiene un equilibrio entre sus diferentes especies y puede valerse de una gran cantidad de ellas, cada una con una función propia. Igualmente la sociedad, como forma de adaptación del hombre al mundo, se vale de su variedad cultural representada en idiomas, costumbres, tradiciones, tecnologías, religión y arte para poder seguir enfrentando los retos que se le presentan día a día. Es indispensable entender que los puntos de vista distintos son oportunidades para hallar soluciones a problemas que parecían irresolubles. No podemos permitir que la diversidad ecológica y cultural se pierda porque con ella se estaría yendo nuestro único hábitat y recurso de vida.

PENSAR GLOBAL Y ACTUAR LOCAL

La paradoja surge cuando, dentro de un contexto tan amplio y general, descubrimos que son las acciones de cada persona, la conciencia y responsabilidad de cada individuo y de éste agrupado en organizaciones, empresas o comunidades que se van desenvolviendo el acontecer diario. Por más tratados que se firmen y estudios generales que se proyecten, si cada persona no toma la decisión íntima de contribuir a la solución de los problemas globales tomándolos como propios sino que sigue descargándolos en entidades abstractas como ‘el gobierno, nunca se darán los efectos que necesitamos.

Sólo como un ejemplo, se ha visto que el poder de opinión de los consumidores puede llevar a la quiebra a las empresas más poderosas o sólo con la actitud colectiva de cambio se pudo cambiar el rumbo de la historia al derrumbar el muro de Berlín. De esto nació la expresión ‘Globalización': pensar global, actuar local. El reto es entonces poder manejar la información y las herramientas de acción con las que contamos hoy de forma integrada para encontrar nuevas formas de entendimiento y cooperación que puedan solucionar problemas globales desde la alineación (¡no alienación!) de esfuerzos y la integración de los conocimientos más diversos.

LOS PROBLEMAS DEL MEDIO AMBIENTE

Ahora nos concentraremos en el análisis de los problemas medioambientales. Estos hacen parte de la lista de hechos que no conocen fronteras ya que afectan por igual todos los países del mundo, y sus síntomas, causas y soluciones se reflejan a nivel global. Podemos decir que los principales problemas ambientales son:

Atmósfera y clima:
Alteración considerable de los niveles de concentración de los gases de efecto invernadero. Imposibilidad de la naturaleza para regularlos por el deterioro de sus ciclos ecológicos. Presentación del calentamiento global de la tierra, variación en los ciclos de mareas, biológicos y de estaciones.

Agua:
Desperdicio indiscriminado del agua.
Procesos industriales que usan demasiada agua y la dañan.
Agricultura:
Deficiencia en cuanto a nutrición apropiada.
Daño en los suelos y devastación por la forma de agricultura intensiva.

Bosques:
Destrucción progresiva de los bosques sin acciones efectivas para controlarla.
Pérdida de biodiversidad por la desaparición de especies, corredores ecológicos y alteración de los ecosistemas.

Biodiversidad:
Reducción progresiva del número de especies vegetales y animales.
Ignorancia sobre la magnitud real de las pérdidas porque no hay un inventario completo de la biodiversidad en los diferentes lugares ni de su papel e interacción dentro de los ciclos ecológicos.

Energía:
Agotamiento de las fuentes de energía tradicionales (carbón, petróleo, madera) frente al bajo desarrollo y altos costos de las nuevas tecnologías.
Alto poder contaminante de las fuentes de energía existentes frente a la dependencia de ellas para mantener el ritmo de vida y los sistemas actuales.

Transporte:
Imposibilidad de cubrir las necesidades crecientes de movilización.
Aumento del nivel de desplazamientos de comunidades a nivel global y concentración en puntos específicos del planeta.

Desechos:
Insuficiencia de vertederos para las cantidades de basura que se producen.
Incapacidad de la tierra para procesar el volumen de desperdicios generados por los procesos de producción y el estilo de vida actuales.

Cada uno de estos tópicos es de alta complejidad. Con el avance de la ciencia, las comunicaciones y el acceso a la información, cada día es más lo que se sabe de ellos y, definitivamente, se hace más evidente su gravedad y existencia. A pesar de tener causas, consecuencias y tratamientos diferentes, su naturaleza contempla varias características muy especiales y que les son comunes:

Para ser solucionados deben ser tratados por cooperación internacional, ya que las acciones aisladas no son realmente efectivas y además el intercambio financiero, de conocimientos, técnica e información se requiere para adelantar las acciones. Se habla especialmente de la "cooperación Norte-Sur", refiriéndose a las ventajas comparativas y distintos grados de responsabilidad entre los países de uno y otro hemisferio.

Expertos han manifestado que el medio ambiente está amenazado principalmente por tres factores acumulativos: el aumento de la población, las demandas de esa población y las correlativas necesidades del medio ambiente.

En cuanto al aumento de la población, es una realidad sobre la que se viene hablando y tomando medidas desde hace bastante tiempo cuando se detectó que las tasas de crecimiento no eran sostenibles hacia el futuro. Para contrarrestarlo se ha acudido a las políticas estatales e internacionales, las advertencias y la educación. Sin embargo, los resultados son moderados aún y se puede caer en errores éticos por los extremistas, aspecto que lo convierte en un tema muy delicado. Esta primera premisa nos lleva directamente a la segunda que se refiere a las necesidades de esa población creciente. No se puede prohibir a los individuos que busquen alcanzar un mejor nivel de vida, que cubran sus deseos y necesidades y consuman lo que necesiten para esto. Sin embargo, paulatinamente es más evidente que el estilo de vida actual en algunas sociedades no consulte criterios de lo que es suficiente sino que se excede completamente, rebasando así los niveles de sostenibilidad. Hay una gran diferencia entre lo que se dice y lo que se hace en la realidad y es aquí donde se hace necesario un cambio drástico en la concepción de bienestar que permita un equilibrio para todos los habitantes del planeta.